El don de la oportunidad

Una vez más, y casi en contra de los pensamientos que me embargan, que a menudo me hacen llorar y lamentarme porque me he percatado de que las cosas no han salido como esperaba, me lanzo a llenar este espacio en blanco, pero, como siempre, sin ninguna expectativa. Hubo un tiempo en que lo hacía para el deleite del que quisiera leer, pero esta vez es para soltar lastre. No sé si ahora va a ser diferente, pues he intentado hacerlo en varias ocasiones, mas sin éxito. Dicen que el Hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra… Y tres… y cuatro… Así, hasta que nos cansemos de caminar.

PuenteTras un verano desconectada de la mayoría de los dispositivos tecnológicos de que dispongo, que no hacen sino atrofiarme la mente y crearme una dependencia absurda, vuelvo a encender el ordenador con la esperanza de que el retiro telemático al que me he sometido haga que fluyan las palabras. Error. Lo que fluye antes de que me dé cuenta son lágrimas. Acto seguido, comienzo a analizar el porqué de este torrente inesperado. Y es que echo la vista atrás y nada ha cambiado. Yo permanezco en el mismo lugar que siempre, con mis mismos anhelos, con mis mismos sueños, aunque ya casi no soy capaz de visualizarlos en el espejo roto en el que me miro y veo la vida pasar. En fin, sin cambios reseñables, como digo siempre. Quizás me he vuelto más esquiva, cínica, radical.

‘Quizás la solución la halle creando sueños nuevos. Pero, ¿cómo hacerlo?’- Pienso. Y nuevamente, me invade un pensamiento irrefrenable, basado en todo lo aprendido anteriormente: ‘¿De qué vale crear sueños nuevos si siempre habrá quien haga lo propio para hacerlo suyo?’ Sí, esto pasa. Eso es algo a lo que algunos debemos estar ya acostumbrados. Hace poco alguien me dijo que todos los tontos tienen suerte. ‘Yo debo ser muy lista, porque mí parece no sonreírme’.- Me digo a mí misma resignándome, no falta de un poquito de sentido del humor, pero con gesto grave.

Pero no quiero caer en dramatismos ni aseveraciones hechas con ligereza. La RAE define así el vocablo suerte’: 1. f. Encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual. E. g.: Así lo ha querido la suerte. 2. f. Circunstancia de ser, por mera casualidad, favorable o adverso a alguien o algo lo que ocurre o sucede. E. g.: Juan tiene mala suerte. Libro de buena suerte. 3. f. suerte favorable. E. g.: Dios te dé suerte. Juan es hombre de suerte.

No tiene desperdicio este vídeo de dos minutos, montado con escenas de la película ‘Match Point’, de Woody Allen, cuyo hilo argumental es la suerte y cómo ella, tan peregrina en algunas ocasiones, depende sólo del lugar y de las personas con las que te encuentres. Aunque en la película también se deja caer que uno mismo puede darle un empujoncito a su propia fortuna.

Foto: mimfsv en Flickr

También se dice que has de saber jugar las cartas que te han tocado en este juego que es la vida. Yo, mientras aprendo a jugármelas, espero paciente o impacientemente mi momento, que anhelo algún día llegue. Se dice que eso es el don de la oportunidad. Pero hay tanta gente esperando ese momento que quizás, como siempre ocurre, les toque a unos cuantos y al resto, aplastante mayoría, de seguro, nos toque volver a readaptarnos, para esperar, un poco más impacientes que antes, si cabe, y desprovistos también del ánimo y las esperanzas que depositamos la última vez que emprendimos de nuevo el camino hacia lo desconocido.

Llegados a este punto, nos vemos ante una encrucijada, una incógnita fácilmente despejable, o no tanto. Podemos lamentarnos por no tener aquello que otros tienen: suerte; o bien podemos seguir adelante con las armas que se nos han entregado para seguir batallando en el juego, muchas veces injusto, de la vida. De esta forma, nadie podrá decir que fuimos cobardes por no haberlo siquiera intentado.

Moraleja: El Hombre no se mide por las veces que cae, sino por las que se levanta. Debería aplicarme el cuento más a menudo.

2 pensamientos en “El don de la oportunidad

  1. Chikitricia dice:

    No me atreveria a decirte cm vivir la vida. Solo te dire que a veces es mas sencilla de lo que parece y que aunque no lo creas ahora tienes todas las armas xa realizar tu sueno. Muchad veces las limitaciones no vienen de fuera sino de dentro…cm me dijo una vez un amigo…Atrevete a vivir la vida que suenas…eso suele ser lo mas dificil!!!Animo y nunca dejes de sonar!

  2. ysyymc dice:

    No nos prives de la suerte de seguir leyéndote… porque tus palabras, del fondo más puro de Laura Serrano, son tan inteligente como reales y correctas. Me quedo con la Moraleja🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s